La tercera plaga ya está en Egipto: «Moisés» de TVN mantiene cautiva su audiencia

Por petición de Ramsés, Moisés oró a Dios para que las ranas desaparecieran de la ciudad y volvieran al río. Sin embargo, el Faraón que había prometido la liberación de los hebreos, se retractó, no cumplió su palabra y no quiso recibir en palacio a Moisés y Aarón para darles una explicación.

Fue entonces que Aarón siguió las nuevas órdenes de Dios: Tocó con su báculo la tierra y desde el polvo nacieron miles de piojos que invadieron la ciudad pero sin afectar a los hebreos.

Revisa el adelanto a continuación: